Ya no es novedad que México sea uno de los países que se va apoderando de Hollywood poco a poco, pero, ¿por que? o ¿en que se ve beneficiado México en cuestiones cinematográficas de todo este trabajo?

El fin de semana pasado, en el marco del FICG Guillermo del Toro, el actual ganador de dos premios Oscar por su reciente cinta “La forma del agua”, dio tres Masterclass sobre como fue la realización de la cinta, hablar un poco de su trabajo como director y el camino que recorrió para llegar hasta donde esta.

Durante la platica y entre las preguntas de los asistentes soltó un argumento interesante: “A lo largo de mi carrera me han preguntado muchas veces que ¿que es lo que hay de mexicano en mis películas? y la es respuesta es: !Pues yo¡

Durante mucho yo también me hacía la misma pegunta, cuestionando muchas veces incluso el por que después de todo el éxito no regresan a filmar de nuevo en el país. Analizando un poco la respuesta puede resultar muy sencilla y el mismo la dijo: “solo el mexicano puede ver las cosas de esta manera” y es obvio que el lo ha demostrado a través de su filmografía, una historia de vampiros de clase media, unos fantasmas españoles, un cuento de hadas que parece historia del día de muertos o hasta el mismo romance entre un anfibio y una muda resultan muy interesantes, apasionados y profundos desde el ojo mexicano.

Es la libertad de expresarnos hacia el exterior lo que nos están regalando con sus premios, con su éxito, de saber que aunque Estados Unidos sigue siendo la mayor industria del cine a nivel mundial pueda llegar alguien de la ciudad de Guadalajara, del Distrito Federal o de cualquier parte de la república a romper con los estereotipos de la industria a nivel mundial.