Hace unos días me fui al cine a ver una de las películas más esperadas del año y además, más sonadas desde su estreno: Isla de perros. Y es que retomando el tema de Wes Anderson, ya sabemos que se pueden esperar trabajos realmente buenos y que él mismo tenía un reto que superar después de haber hecho una cinta tan espectacular como fue “El Gran Hotel Budapest”, pero bueno, en otra ocasión podremos hablar largo y tendido de este tema.

El punto central era que es inevitable no hacerse expectativas y acudir a la sala de cine esperando ver algo preciso, al menos, esperando ver algo genial, esos detalles que no puedes dejar de ver ni un segundo porque es terriblemente atractivo. Y bueno, realmente lo es, cada uno de los detalles está perfectamente montado y cuidado haciendo parecer que todo es real, incluso los perros que hablan.

Pero lejos del trabajo visual también hay muchas otras cosas que hacer notar dentro de esta película y una de ellas es la emoción que te transmite. Por esa razón es que a continuación les platico 4 de los momentos que para mi lo fueron:

1.- La jaula de Spots es descubierta: Después de que fuimos testigos de la escena en donde la jaula de Spots, completamente cerrada, es abandonada en medio de la Isla y entre montones de basura, claro que creímos que los huesos del esqueleto eran de nuestro amigo. Por unos segundos, a todos se nos partió el corazón sólo de imaginar la tragedia y por esta razón es que lo considero como uno de los primeros momentos más emotivos de la película pues a todos los asistentes de la sala nos dio un mini infarto al ver eso.

2.- Chief recibe su primer baño: Chief, un perro apasionado de vivir en la calle y que quiere dejar muy en alto el nombre de toda su manada recibe su primer baño con agua y jabón cuando su nuevo amigo Atari lo consiente de esta manera. Quizá esta fue una de mis escenas favoritas, es tierna y muy divertida, la expresión de “aah” por parte del público no se hizo esperar cuando descubrimos que su color realmente era blanco sólo que la vida en la calle lo había ensuciado un poco. Este era un detalle que nadie esperaba y que sin duda se convirtió en uno de los que más recuerdo.

3.- Chief coquetea con Nutmeg: Claro, no podía faltar un poco de romanticismo en esta película. Nutmeg es una perrita de competencia que encanta a Chief con cada uno de sus trucos. Su pelaje es perfecto y brillante por lo cual, su presencia dentro de la isla sorprende a todos los demás habitantes. Su seguridad, su voz sensual y su forma de caminar es desconcertante así que Chief no se puede resistir y le pide volver a verla.

4.- Spots y Chief descubren que son hermanos: Uno de mis diálogos favoritos es cuando Spots le dice a Chief que son hermanos y que él es 30 segundos más grande, sólo que uno tiene nariz negra y el otro tiene nariz rosada. ¿No les parece adorable?

La verdad es que lejos del inmenso trabajo de producción, de los cientos de escenarios y personajes que se crearon para poder hacer la película cuadro por cuadro, yo disfruté mucho del guión. Creo que tiene un nivel de creatividad bastante bueno y además, utilizaron la mejor forma de presentar sus “chistes”. En más de una ocasión me reí y me quedé pensando “¿cómo se les ocurrió eso?”.

No tengo más que decir, lo mejor será que olviden cualquier crítica o comentario que hayan leído y esta semana vayan a ver esta joya en stop motion en donde, además, le hacen un pequeño honor a los seres tan bellos que están con nosotros todos los días: los perros. Pero si ya la vieron, ¿qué les pareció? ¡Espero sus comentarios!

“The alienist”: la serie de la que nadie habla pero tienes que ver