La historia comienza en Rumania, donde ocurre el suicidio de una monja, al ser considerado un pecado grave, llaman al Padre Burke (Demian Bichir) y a la hermana Irene (Taissa Farmiga), quien aún no ha tomado sus votos, para investigar qué fue lo que realmente sucedió, ya que una persona devota no realizaría tal acto sin razón aparente.

Frenchie (Jonas Bloquet) es el personaje que encuentra el cuerpo de la hermana suicida, ya que es el encargado de llevar suministros a la abadía, y es encargado también de llevar al Padre Burke y la Hermana Irene al lugar de los hechos.

Desde un inicio la ambientación se siente forzada, pareciera como si el prop master sugiriera utilizar todas las cruces habidas y por haber en la historia de las películas de terror, más allá de parecer funcional como protección ante algo maligno, parece una bodega de un panteonero.

Los momentos de recurso sorpresa, resultan no ser sorpresivos en lo más mínimo, son totalmente predecibles, además de que algunos de ellos parecieran ser justificados con una explicación enteramente al azar, o simplemente no son explicados. Honestamente, no esperes más sustos de los que puedes ver en el trailer.

Algo que quizá podría salvar un poco este filme, son las actuaciones de Demián Bichir y Taissa Farmiga, el lograr rescatar reacciones a un guión flojo y que bien pudo haber sido sacado de un video juego o de la mezcla de varias historias, más de aventura que de terror, debe por lo menos ser reconocido.

El personaje, ente principal, no considero sea lo suficientemente terrorífico, ni que tenga una presencia demasiado fuerte como para llevar o ser parte importante de la trama, a momentos olvidas que es “La Monja” de la que debes estar preocupado o buscando en la trama. Considero también que fue un poco excesivo el uso del Leitmotiv (Tema de personaje), cuando “La Monja” hace acto de presencia, escuchamos de fondo cantos que claramente dicen su nombre (Valak) lo cual, es demasiado forzado y lo hace innecesariamente obvio, y finalmente, la relación entre esta película y el universo al rededor de “El Conjuro” o la vida de los Warren, es claro, conciso, pero al mismo tiempo justificado a la fuerza, tiene mayor relación/conexión “El Conjuro 2” con “La Monja” que al contrario.

En conclusión y de modo muy personal, no creo que sea una buena película de terror, no logró asustarme en lo más mínimo y honestamente, no la consideraría siquiera como parte del mismo universo, queda en cada quién juzgar y disfrutar de estas películas a su manera.