Un Simple Favor dirigida por Paul Feig, adaptación de la novela homónima de Darcey Belly y protagonizada por Blake Lively (Gossip Girl) y Anna Kendrick (Pitch Perfect), nos presenta la historia de Stephanie (Kendrick) quien es una madre ejemplar, que es voluntaria en todos los eventos de la escuela de su hijo, tiene un video blog para mamás donde da consejos de manualidades, recetas de cocina, etc.

Stephanie conoce a Emily quien es una mujer sofisticada con un gran sentido de la moda, ya que sus hijos son amigos, Emily invita a Stephanie a tomar un trago a su casa en lo que sus hijos tienen una playdate y así inicia una extraña e íntima amistad.

Un día Emily llama a Stephanie, pidiéndole “un pequeño favor” de recoger a su hijo de la escuela, al pasar de las horas Emily no se comunica ni recoge a su hijo, por lo que Stephanie sospecha que algo malo le sucedió a su amiga, por lo que junto con Sean (Henry Golding) el esposo de Emily comienza una investigación para dar con el paradero de su amiga desaparecida.

La historia da muchísimos giros, te mantiene al filo de la butaca sacando tus propias conclusiones, tratando de buscar un responsable de la desaparición de Emily, a la vez, logran jugar con tus emociones, ya que los personajes con los que empatizaste al principio terminan pasando a tu lista de sospechosos y más porque no sabemos mucho sobre Emily, es un misterio para todos, ni su esposo tiene detalles certeros sobre su pasado, no hay fotos de ella y todo mundo se pregunta por qué una mujer tan bella y glamorosa no quiere llamar la atención.

Dentro de la investigación realizada por el personaje de Anna Kendrick y durante la gran mayoría de la película se maneja un humor negro, sarcástico, que en ningún momento se siente forzado, todos los giros de la trama son muy interesantes, aunque hacia el final de la película, la historia se vuelve no sólo un poco confusa, sino que cae hasta en lo inverosímil, pero a fin de cuentas logra dar un cierre a los personajes, pasas por la empatía, el odio, la duda, la incredulidad e incluso es de esos pocos momentos en los que quisieras que el/la mala de la historia triunfe.

En general, pasarás un muy buen rato con esta película, cabe resaltar que el soundtrack es muy bueno y muy de acuerdo tanto con los personajes como con la narrativa (banda sonora de Theodore Shapiro). Tanto la dirección como las actuaciones son muy buenas, brilla y destaca mucho Anna Kendrick, ya que la hemos visto anteriormente en papeles de comedia donde su talento actoral no ha resaltado tanto, ojo, con esto no digo que el papel de Blake Lively quede a un lado, ya que su actuación también es excelente, sin embargo su papel no es tan distinto de otros roles que hemos visto de ella, como Serena Van der Woodsen de Gossip Girl.