Respirar, contacto físico. Cosas que damos por sentado porque son algo que tenemos siempre, que hacemos sin darnos cuenta y sin prestarle atención. ¿Qué pasaría si no pudieras respirar? ¿Qué pasaría si no pudieras mostrar tu afecto a las personas que quieres por medio del tacto?

 

Ésta es la premisa de a Dos metros de ti, historia basada en la novela homónima de Rachael Lippincott, Mikki Daughtry y Tobias Iaconis. Nuestros protagonistas, Stella (Haley Lu Richardson) y Will (Cole Sprouse), tienen Fibrosis Quística, una enfermedad que provoca la acumulación de moco espeso y pegajoso en los pulmones, el tubo digestivo y otras áreas del cuerpo y es potencialmente mortal. Dicha enfermedad hace que no puedan convivir de cerca con otras personas con FQ, y deben permanecer por lo menos a dos metros de distancia entre sí para no contraer alguna bacteria que afecte su salud.

8633020-0-image-a-64_15476981955579030054339449164077.jpg

Stella es una chica determinada a aprovechar su tiempo en el hospital, estudiando, creando un blog informativo sobre su enfermedad, organizando su régimen de salud, etcétera, Will por su parte sólo quiere salir del hospital para disfrutar lo que le quede de vida y viajar por el mundo, cuando se conocen, el mundo de ambos cambia.

El desarrollo de la historia no resulta tan predecible como pudiéramos imaginar; sin embargo, creo que altera el perfil de los personajes, sin entrar en detalles para no spoilear nada, toda la determinación del personaje de Stella se anula una vez que se enamora de Will, pasa inexplicablemente de ser una persona positiva y proactiva a alguien que se rinde con facilidad y podemos ver progresivamente la transformación de Will.

Sí: puedes esperar drama o que se te escapen algunas lágrimas, pero no por lo previsibles que suelen ser este tipo de películas en las que hay una enfermedad terminal de por medio.

Se habla mucho de que es una copia o muy similar a la película y libro  “Bajo la misma Estrella”, aunque es cierto que cuenta con la misma fórmula (tanto así que en algún punto utilizan hasta el mismo soundtrack, Wait – M83). Tenemos adolescentes enfermos, sabemos que su relación es “imposible”, que cuentan con tiempo limitado, por lo que deben disfrutarlo.

Lo rescatable de esta historia de trágico amor es en gran parte el crear conciencia sobre esta enfermedad, además de dejar mensajes positivos como el disfrutar de tus seres queridos mientras puedas, disfrutar de la vida, no dejar que el miedo te impida hacer lo que quieres.

Podrás disfrutar de esta película en cines a partir del viernes 22 de marzo.