Este fin de semana llegó a cartelera la octava entrega de la saga Fast and Furious con el cast inigualable que hace de las películas algo especial.

Esta película comienza en Cuba, en el lugar en el que Letty Ortiz (Michelle Rodriguez) y Dominic Toretto (Vin Diesel) disfrutan de su luna de miel y a donde llega el personaje de Charlize Theron, Cipher, una hacker profesional que desea que todo el mundo se le rinda a los pies y que para ello necesita las herramientas necesarias para robar un submarino y lanzar misiles nucleares. Aquí es en donde Cipher seduce y logra que Toretto traicione a su familia y a Luke Hobbs (Dwayne Johnson) para conseguir lo que ella desea. Toretto se encuentra en desacuerdo con los planes que se tienen que llevar a cabo pero logra hacerlos ya que Cipher tiene como prisioneros a su ex, Elena Never y al hijo que tuvo con ella, Marcos. Por lo que de una manera retadora él le hace creer que se quedará de su lado alcanzando lo que ella necesite para cumplir con su plan… Sin embargo, Toretto busca a cada momento la forma de formular un plan y así llega el final en el que la traiciona y regresa con su familia para destruir todo lo que ella ya había construido. Al final y como cada película todos se reúnen para comer y dar gracias por lo que tienen, no sin antes, darle un nombre al pequeño hijo de Toretto para hacerle tributo al personaje del fallecido actor Paul Walker.

Fast and Furious 8 ya le quitó el record a Star Wars como la película más taquillera de la historia, por lo que te invitamos a que asistas a la cadena de cines de tu preferencia para que puedas disfrutar de cada emoción que llega a provocar.