Basada en la aclamada novela homónima, “Altered Carbon” transcurre en un futuro en el que la mente humana puede ser digitalizada, descargada en una “pila cortical” y colocada en un nuevo cuerpo, llamado funda.

La historia está ambientada en un futuro en el que la consciencia y mente de una persona está insertada en una especie de chip o pila que es transferible de un cuerpo a otro.  Solo se muere si se destroza la pila. Un antiguo mercenario, Kovacs (Joel Kinnaman), es contratado por el hombre más rico del mundo, asquerosamente rico, para que investigue su propio asesinato….

Tiene una gran superproducción para ver, trata de no quedarse en lo superficial cuando trata temas más metafísicos (aunque a veces roce lo ridículo), cuida mucho el aspecto visual y tiene un reparto que no lo hace nada mal, con mucha presencia, encabezado por Kinnaman como el rudo soldado/mercenario/tipo duro/ detective con gabardina y cigarro en la comisura; Martha Higareda (gran hallazgo de la serie), como la policía latina, también dura, claro; el ya clásico actor británico James Purefoy como el multimillonario con dobles intenciones; y Chiis Conner, cuyo Poe (por Edgar Allan Poe) y su hotel cibernético de Inteligencia Artificial El Cuervo es de lo mejor de esta ficción.

La serie funciona, y  tiene suficientes elementos llamativos y un ritmo equilibrado entre acción, diálogos, escenas visuales potentes y algo de fondo. Aunque puede llegar a ser un poco intensa.

 

Protagonistas: Joel Kinnaman, James Purefoy, Martha Higareda